Semana Santa Cusco 2016

November 18, 2015

Esta actividad es una conmemoración religiosa en la cual se manifiesta el sincretismo católico-andino.

Hoy se da inicio a la semana santa en Cusco “Domingo de Ramos”, día en el que se celebra la entrada triunfal de Jesús a la ciudad de Jerusalen montado en un burro el cual es aclamado, recibido por la multitud con hojas de palma en la mano, estas hojas representan el triunfo, la alegría y la victoria, es por tal motivo que las misas de Domingo de Ramos se realizan muy temprano por la mañana, donde los fieles acuden portando estas palmas con hojas de olivo o también espinos en forma de cruz, traídos de la selva cusqueña y la costa, los cuales son bendecidos y las familias cusqueñas tienen la tradición de colgarlas detrás de sus puertas.

La Semana Santa se considera como uno de los acontecimientos más importantes en el calendario Católico y mundo cristiano, al ser conmemorado la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo en todo el orbe católico. En Cusco esta festividad religiosa adquiere diversas expresiones según la tradición y las costumbres locales, dándole así una experiencia única.

¿CUANDO SE CELEBRA?
La Semana Santa en Cusco se celebra entre la segunda quincena del mes de Marzo y la primera semana de Abril, por tal motivo siendo la fecha movible, no fija.
En el presente año se dará inicio:
*Domingo de Ramos 29 de Marzo 2015
*Finaliza el Viernes Santo 03 de Abril 2015

¿COMO ES LA SEMANA SANTA EN CUSCO?
A diferencia de otras conmemoraciones, la Semana Santa en la ciudad del Cusco tiene como día central el Lunes Santo, ello principalmente se debe a que en dicha fecha sale en procesión el Patrón Jurado de la ciudad del Cusco, Nuestro Señor de los Temblores.

El mismo día el Arzobispo de la ciudad ofrece la Misa de Comunión en la Catedral, a partir de las 8 am y se celebran misas cada hora hasta las 12 del mediodía en honor a la imagen.
El día de Viernes Santo tiene como escenario principal a la Plazoleta de San Francisco donde se inicia el viacrucis (procesión y escenificación de Jesucristo), teniendo como llegada la Cruz del Papa ubicado en el sitio arqueológico de Sacsayhuamán.

Este evento es organizado por el Convento de San Francisco. De manera paralela en la plazoleta de San Francisco se lleva a cabo el Hampi Rantikuy o feria de plantas medicinales que son vendidas por los campesinos provenientes de comunidades lejanas, en esta feria resalta la compra de cruces de espinos crecidas de manera natural, ya que dichas cruces son colocadas detrás de las puertas de los hogares cusqueños para protegerlos del mal (costumbre ancestral local).

EL SEÑOR DE LOS TEMBLORES o “TAYTACHA DE LOS TEMBLORES”

 

La devoción que los Cusqueños tienen en el ”Taytacha de los Temblores” se remonta a una serie de acontecimientos sucedidos anteriormente.

Todo el pueblo cusqueño recuerda el 31 de marzo de 1650, Sucedió aproximadamente a eso de las 2:00 p.m. cuando en la ciudad del Cusco se vivió uno de los más temibles y prolongados movimientos telúricos de su historia. El terremoto no solo despertó a la naturaleza que se encontraba dormida, quebradas, valles, sino también a los feligreses cusqueños.

Los movimientos telúricos remecían periódicamente la ciudad cada hora, el pueblo salió a las calles entre gritos miedo y desesperación, el pánico tomaba vida en cada rincón.. Algunos hombres del mismo modo entre aves y pesares buscaban reconciliación con el prójimo.

Todos salían, nadie se encontraba seguro en su casa. Antonio Robles médico en ese entonces afirma: “en los casi diez meses de movimientos telúricos y terremoto que estos duraron hasta el 31 de enero de 1651, se pudo contar cuidadosamente hasta 832 movimientos sucedidos entre diurnos y nocturnos”.

Todo estos movimientos producidos por la rudeza de la naturaleza se apaciguó gracias a la fe que tubo pueblo cusqueño en el Cristo moreno de la Ciudad. Pues fueron tres los días que estuvo en la puerta de la Catedral, mientras los fieles rezaban al Señor de los Temblores “Taytacha” y él apaciguaba los movimientos.

HOY EN DÍA TODOS SOMOS PARTE Y VIVIMOS EN OTRO TIPO DE MOVIMIENTOS: POLÍTICO, SOCIAL, ECONÓMICO Y RELIGIOSO QUE EN LUGAR DE MOVERSE TOTALMENTE PARA BIEN, ESTÁ DETERIORANDO CADA VEZ MAS LA FE DE TODOS LOS PERUANOS.

EL SEÑOR DE LOS TEMBLORES muestra en su rostro un gesto grave y de tristeza, el cual en su procesión va recogiendo en cada uno de sus pasos el clamor de sus fieles. Se cree que su cuerpo adquirió el tono moreno en el cuerpo que actualmente muestra, debido a su primera salida a las calles ya que estuvo en contacto con el humo que se expandía de los cirios y velas de la gente.

Es entonces que desde esa época, las andas del “Taytacha de los Temblores” o también conocido “Cristo mestizo” salen en procesión cada Lunes Santo, seguidas por una grandiosa multitud de feligreses que lo acompañan con humilde fervor en todo el recorrido de su procesión. Durante el recorrido por las casas donde pasa efigie, los dueños arreglan sus pórticos, colocan refinadas piezas de tapicerías aterciopeladas con franjas de oro, telas y alfombras brillantes, que las familias reservan especialmente para esta ocasión.

En el Viernes Santo, en las principales vías de la plaza de armas acontece el encuentro de las andas del Cristo en el Santo Sepulcro y de la Virgen Dolorosa.
Ese día, a diferencia de lo que acontece en otros lugares, no es de abstinencia en la ciudad del Cusco. Ya que la costumbre local consiste en degustar de los doce platos típicos distintos que incluyen desde variadas sopas y potajes ya sea a base de pescado seco, trigo y olluco, hasta los deliciosos postres como los dulces de manzana, maíz o choclo variedades de productos alimenticios de lugar.
La celebración de la Semana Santa llega a su fin el día Domingo de Resurrección, luego de la procesión que se da por las principales calles de la ciudad y la celebración de la misa, se percibe el aroma delicioso de los manjares que deleitan a propios y extraños, como el sabroso caldo de gallina, las empanadas, el dulce de maíz blanco, los tamales y las tortas.

De esta manera se da por culminada en la milenaria ciudad imperial del Cusco la Semana Santa andina.