CONOCE EL LABORATORIO AGRÍCOLA DE LOS INCAS EN EL VALLE SAGRADO

April 21, 2018
Moray

Conoce el laboratorio agrícola de los incas…

El laboratorio de Moray

Hemos dejado atrás las minas de sal de Maras, un paisaje que ha cautivado a fotógrafos y cineastas de todo el mundo y que revela también la viabilidad del manejo tradicional del recurso, dándole un valor turístico. En general, el nombre de Maras está asociado a Moray, a tal punto que forman un circuito debido a su proximidad y acceso. Ubicado a 7 km al oeste de Maras, el acceso a Moray está bien señalizado, la ruta es de suelo firme y hay espacio de estacionamiento con un servicio de guía turística. Por cierto, esta ruta es la de más tránsito por los ciclistas y de aquellos que disfrutan caminando en altitud sin mucho esfuerzo cuesta arriba, esta opción te quedará bien. La vista desde el cielo, Moray bien podría ser una pista de aterrizaje para naves espaciales, por su forma, compuesta por un conjunto de enormes círculos concéntricos que descienden en forma de una ruleta.

Según el antropólogo, John Earls, Moray fue un laboratorio agrícola construido por los incas para recrear una serie de microclimas donde plantar una gran variedad de cultivos mejorados de manera experimental. La temperatura del suelo en cada anden determinó que los incas podrían desarrollar unas veinte zonas ecológicas en miniatura para producir granos como quinua (Chenopodium quinoa) y kiwicha (Amaranthus coudatus), así como variedad de calabazas {Cucúrbita ficifoiia y Cucúrbita máxima), y, por supuesto, variedades de papa múltiples (Solanum tuberosum L.). Esta interpretación no es la única: hay diferentes hipótesis sobre el papel de Moray que van del lado de la observación astronómica al culto como un sentido primordial. De todos modos, lo que sorprende de este lugar es, una vez más, la perfección en la forma de manejar las formas de los arquitectos incaicos y los ingenieros hidráulicos que emplearon en todas sus obras el más alto sentido de la abstracción.