¿COMO CAMBIO MACHU PICCHU DESDE SU DESCUBRIMIENTO HASTA AHORA?

March 25, 2018
Machu Picchu inicios y actualidad - 2018

Machu Picchu: Santuario Histórico y Natural

Ha transcurrido mucho tiempo desde entonces, para poder ir a Machu Picchu (aquí después de Mapi), uno tenía que pasar por una experiencia básicamente “local”, si entendemos que una incipiente gestión del sistema turístico en el Perú no había alcanzado los estándares prefabricados que regulan los llamados “productos turísticos maduros”, como la Torre Eiffel o Florencia. Hasta los años ochenta, el tren que manejaba una empresa estatal (desastrosa) llamada Enafer abandonaba la estación de San Pedro; en la misma ciudad, temprano en la mañana, había como mucho tres sistemas muy similares. Dos eran para turistas, que eran más elegantes y rápidos y con una anfitriona incluida, y el otro era más modesto. El tercero fue como ir a Katmandú con Ravi Shankar como compañero de viaje; era un tren local que llevaba más tiempo que los otros, pero que permitía al viajero, especialmente a los mochileros, tener algo de tiempo para hacerse amigo de los campesinos, los vendedores de papas y chicha y los jóvenes agricultores que trabajaban en el Camino Inca.

Llegarías al pueblo, conocido en los viejos tiempos como Aguas Calientes (hoy se llama Machu Picchu: mercadotecnia, según dicen), que sigue siendo un emporio de caos e informalidad, aunque antes esto era tal que las pizzerías tenían que mueve sus mesas exteriores para dejar pasar el tren. Luego estaba el combi (autobús de pasajeros) más caro del mundo (que es un transporte monopólico que continúa hasta hoy) que lo lleva a la ciudad de Pachacútec, donde uno puede permanecer en relativo silencio, experimentando las sensaciones por las que tal vez el monumento fue creado: el placer y la meditación en el abismo de una idea cósmica. Hace muchos años, cuando Peter Fonda y el difunto Dennis Hopper llegaron a Cusco para filmar esa película delirante llamada “La última película”, fui a Mapi por primera vez. En el pasado podías dormir en las habitaciones incas, aunque nadie en su loco juicio se hubiera atrevido a cerrar los ojos sobre ese gigantesco Stonehenge que te rodea con su sombra estática bajo la luna forjada: por supuesto, el lisérgico y el cannabis me ayudaron a ser realista.

Otro camino de acceso a Mapi fue por el Camino Inca, durante los tiempos en que el viaje era una tarea pionera; había personas de todo el mundo, con un machete en la mano que se atrevería a viajar a través de los trópicos llenos de helechos y árboles y que escalaría cruces de montañas que lo dejarían sin aliento. Durante cuatro o cinco días caminabas y dormías en campamentos llenos de serpientes que se preguntaban cerca de las tiendas, y comías sopa Maggi para la cena. Uno llegaría al lntipunku (“Puerta del sol” en quechua) y desde allí observaría la imagen paradigmática de lo que es el turismo en el Perú de hoy: Mapi brilla con todos sus volúmenes creados por una arquitectura ecológica y los infiernos verdes que llegan hasta el el Amazonas.

Pero un día, Mapi fue cambiado; el tren fue privatizado, aparecieron nuevas clases sociales en vagones de tren y el tren local desapareció. Aguas Calientes creció como una metástasis y continúa siendo un problema serio de contaminación e inseguridad para los habitantes, pero su tierra es la más cara del Perú. Hoy puedes ir a Mapi en un tren de 500 dólares, tener un bar gratis y comer comida gourmet, aunque el pasajero puede sentirse avergonzado porque siempre estará mal vestido. Por supuesto, hay opciones, aunque el tren local … ¡está prohibido para los turistas!

Hoy, para ir a Mapi no parten de la estación de San Pedro de Cusco, sino de la estación de Poroy (ubicada a once kilómetros de Cusco), con la que zigzaguea el tren para salir y entrar a la ciudad es historia También puede tomar el tren desde la estación de Ollantaytambo, lo que de hecho ahorra tiempo, pero ha perdido su efecto maravilloso sobre la ciudad inca: ahora está lleno de vehículos que salen y recogen a cientos de turistas, llenos de ruido y smog donde hay solía ser aire puro y silencio.

Ciertamente, Mapi es la joya de la corona para los turistas extranjeros; el mejor destino arqueológico de América del Sur, Patrimonio de la Humanidad, Patrimonio Histórico y Natural de la Unesco, una maravilla del mundo. Gracias a Mapi, el turismo existe en Perú y eso no es una exageración. En 2010, aproximadamente 700 mil turistas, tanto nacionales (un tercio) como extranjeros (dos tercios) visitaron esta ciudadela. En otras palabras, una quinta parte de los turistas que llegaron ese año a Perú visitaron la ciudad Inca. Pero ese flujo demanda medidas urgentes. En primer lugar, establecer y hacer cumplir una capacidad de visita, algo que debería tener cada área natural protegida. Y luego, los agentes involucrados en el tema público y privado, deberían comenzar a buscar alternativas a este único producto desarrollando y promoviendo otros destinos y mercados en Perú.

Machu Picchu está empezando a mostrar signos de uso excesivo. La Unesco alerta cada vez con más frecuencia sobre sus riesgos y un asesor de destinos turísticos privados de importantes destinos turísticos del mundo ha escrito que Mapi está sobrevendida. La visita que haces | hoy en día, sin tratar de restarle mimo, está tan contaminado por el marketing y la densidad de gente, que es casi imposible sentir a Machu Picchu, así como también lo sintió el poeta peruano Martín Adán y que fue tan poéticamente retratado poéticamente, Neruda . Aunque, seamos honestos, no es mi tarea llenar al viajero con ideas preconcebidas. Ve a Mapi y saca tus propias conclusiones. Muchas personas, a su regreso de la ciudad de Pachacútec, sienten que pueden morir pacíficamente. Extraña epifanía, pero dejemos que cada uno de nosotros se ocupe de sus propios asuntos. Vayamos a Mapi.


Warning: include(/index.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/mysticla/public_html/wp-content/plugins/social-share-button/includes/class-shortcodes.php on line 41

Warning: include(): Failed opening '/index.php' for inclusion (include_path='.:/opt/cpanel/ea-php56/root/usr/share/pear') in /home/mysticla/public_html/wp-content/plugins/social-share-button/includes/class-shortcodes.php on line 41