ALGO DE HISTORIA AL OESTE DEL CUSCO, EN LA CIUDAD DE LIMATAMBO

April 10, 2018
Limatambo

Saliendo de ciudad de Cusco rumbo a Lima nos cruzaremos con…

Limatambo

Si omitimos Mollepata, el siguiente sitio interesante después de Curahuasi (Abancay) es Limatambo (km 889 en la Carretera Interoceánica), ubicado en la provincia de Anta, en Cusco. En su lugar, los asesinos de Pachacútec, Cápac Yupanqui y Huayna Yupanqui, fueron condenados a muerte, según la historiadora María Rostworowski en su libro Historia del Tahuantinsuyo. Entre 1445 y 1450, Pachacútec decidió expandir el territorio Inca. Pidió ayuda a sus hermanos y les confió el área al norte de Cusco; esta es la región de Chinchaysuyo. Cápac llega a Cajamarca; su campaña fue exitosa y regresó lleno de riquezas. Según Rostworowsky, Pachacútec se puso celoso del éxito de su hermano o sospechó que el tesoro había sido robado. Y fue entonces cuando decidió ejecutarlos. Durante el período colonial, Limatambo se convirtió en parte de la jurisdicción de Cusco. Se cultivó caña de azúcar y, en consecuencia, se produjeron azúcar, aguardiente y chancaca, así como una gran variedad de vegetales que abastecían los mercados del Cusco.

El primer sitio interesante en esta amigable ciudad es la Hacienda Sondor, una enorme casa de hacienda que tiene cuatro altas palmeras que dan la bienvenida a los visitantes, como un letrero que anuncia que está llena de vida. Esta parece ser una tradición que se remonta a los oasis del Magreb en África occidental, y que fue importada por España. Al otro lado de la casa de la hacienda hay un jardín que es como una antesala a una galería que es la recepción.

La historia de la casa no es muy precisa. Se sabe que alrededor de 1579 fue propiedad de Gerónimo Geovés, y que luego terminó en manos de la Orden Mercedaria. En 1889, la casa fue comprada por Gustavo Mangelsdorff, un fabricante de cerveza. Durante la década de 1960 Mariano Luna Oblitas, su último administrador, vendió la propiedad a la Oficina de Reforma Agraria. Hasta el año pasado, fue ocupado por Agustín Liébana y Erika Díaz quienes organizaron una gira de 2 días a Salcantay, Ollantaytambo y Santa Teresa. Erika es descendiente de los propietarios y ha recuperado la casa para uso familiar. Actualmente, su hermano Sergio vive en ella.

Puedes sentir una atmósfera de 200 años dentro de las paredes gruesas de la casa, especialmente debido a los muebles viejos cubiertos con tapices apolillados, y los retratos de la familia aún colgando de las paredes. Decadencia, historia en vivo, anécdotas. Y esto es precisamente lo que hace que esta casa sea tan diferente del resto: todavía está habitada.

Puede ver el otro lado de la carretera desde el Sondor, que es donde su próxima parada es: Ruinas de Tarawasi. Charles Wiener, un explorador y viajero franco-austriaco, visitó este lugar durante sus viajes por Perú y Bolivia (1875 y 21876). Él escribió: “El camino a Cusco me hizo pasar por Limatambo. A unos cientos de metros del pueblo hay algunas ruinas antiguas de construcción maravillosa y con el vínculo más perfecto que he visto hasta ahora. “Vale la pena visitar el sitio Inca donde se ha construido una casa hacienda en la parte superior, con el mismo nombre y que ha sido bien restaurado por el antiguo INC. Los costos de ingreso S /. 10 adultos, y S /. 5 niños El aspecto más curioso de este lugar es el trabajo arquitectónico hecho con piedra, especialmente cómo se han unido en la pared principal. La construcción fue hecha con una andesita, bordeada y pulida en formas poligonales. Esta cara ha desencadenado numerosas interpretaciones no febriles sobre el conocimiento del Inca sobre los sistemas celulares de ADN que se utilizaron en la arquitectura para construir postes de energía. Desde la distancia, el sitio parece una pared de grandes flores de piedra. Esta es probablemente la razón por la cual los aldeanos llaman a este lugar “la margarita del Inca”. Tarawasi data del período de expansión del Imperio Inca (1400) y tenía una función ritual y administrativa. Los granos se almacenaron en una colca, pero el lugar también era un oráculo. Se dice que también fue uno de los cuatro tambos principales del imperio -con Ollantaytambo, Pacaritambo y Paucartambo- que también sirvió de alojamiento al Inca cuando viajaba al extranjero.

Tienes que subir las escaleras en la pared principal para acceder al segundo nivel del sitio que también era un puesto de control antes de ingresar a Cusco. Según George Squier, un viajero inglés, estas murallas o terrazas “tal vez se planificaron como fortificaciones”. En la explanada de enfrente, es posible ver una fila de nichos vacíos en una pared donde presumiblemente se colocaron momias. Estos respondieron las preguntas de los peregrinos que llegaron hasta este lugar en una búsqueda de respuestas (Limatambo proviene del quechua, Rimac Tampu, que significa “lugar donde se habla”). La casa hacienda se construyó sobre esta explanada en la mendicidad del siglo XVIII Está muy mal estado, sin signos de restauración. A pesar de que la casa está desmantelada, debería haber parecido bastante impresionante durante el período colonial.

La casa aún conserva el sistema de canales de agua hecho por los incas como parte de la construcción original. Pero la casa fue severamente dañada por el terremoto de 1950 y la Reforma Agraria, y se espera que el Ministerio de Cultura establezca su valor como un sitio histórico. Este proceso comenzó en 2010 con la restauración de la pared principal y las terrazas. A pesar de que el lugar es parte del circuito arqueológico de Cusco, no hay muchos visitantes.

Así que ahora saldrás de Limatambo para comenzar el ascenso en la carretera que conduce al paso de montaña Huilque. Punto de inicio de la llanura de Anta, donde hay un peaje. Tu próximo destino son las ruinas de Quillarumiyoc.