LA PROMOCIÓN DEL TURISMO Y LA PROTECCIÓN DE LA CULTURA CUSQUEÑA

February 14, 2018
Plan Copesco - 2018

PLAN COPESCO

 

El Plan Copesco, una corporación creada por el pueblo de Cusco en 1969, se ocupa desde 1993 de los estudios, limpieza, restauración y conservación de este lugar, realizado bajo el patrocinio de la Unesco. El acceso y la condición de la carretera que conduce a la ciudadela ha mejorado mucho en estos últimos 20 años; se construyó una pasarela sobre el río Apurímac y este Área de Conservación Regional recuperó valor y se estableció bajo esta categoría a fines de 2010 para proteger su flora y fauna, así como las reservas de agua de las cercanas montañas nevadas. También se creó un aria para acampar que incluye baños accesibles y cómodos. Sin embargo, el número de visitantes que recibe anualmente ni siquiera se puede comparar con la cantidad de visitantes que recibe Machu Picchu (en 2010, Choquequirao recibió 5,320 visitantes, mientras que Machu Picchu recibe esta cantidad de personas en 2 o 3 días).

El Plan Copesco también ha podido restaurar parte del sistema hidráulico del santuario, que incluye cajas de control de velocidad, trampas de arena y canales subterráneos y superficiales. No obstante, a pesar de la cantidad de trabajo que se ha realizado en las últimas dos décadas, el área que permanece cubierta de vegetación es un área mucho más grande que el área rescatada (la proporción es de 30 a 70).

Gracias a esto, Choquequirao se está evaluando actualmente como un destino capaz de ponderar la cantidad de visitantes que recibe Machu Picchu, que sin duda será una sorprendente cantidad de 10 millones en el futuro cercano. La combinación de naturaleza y cultura, el entorno natural y el turismo de aventura, además de su esencia mística-esotérica, pueden convertir a Choquequirao en otro ícono arquitectónico de la capital Inca.

Nuestra visita a la ciudad Inca no podría terminar sin ver el cóndor, que generalmente se puede ver por las tardes. Ahora volvemos en la misma ruta por la que llegamos (de hecho, hay otra ruta de salida, pero solo conocemos esta). Caminamos con cuidado ya que el descenso es mucho más arriesgado que el ascenso, y porque no tenemos prisa por llegar a ningún otro lado. Se han abierto las rutas de salida que comunican la ciudadela a la hacienda de San Ignacio. Dependiendo de la cantidad de tiempo que tenga, esta segunda ruta podría ser el comienzo de otro viaje.