LA ISLA AMANTANÍ – PUNO

January 28, 2016
isla amantani

La única forma de ver el lago Titicaca es pasar varios días visitando sus islas de cuento de hadas. Sin embargo, en muchas comunidades está empezando a sentirse el impacto negativo del turismo. También se puede cruzar la frontera boliviana para visitar la más fría isla del sol desde Copacabana.

Las singulares islas flotantes de los indígenas uros, alrededor de 50, se han vuelto horriblemente comerciales, aunque en todo en el mundo no hay nada que se le parezca. Están construidas con varias capas superpuestas de cañas de totora, que crecen en abundancia en los bajíos del lago Titicaca.

Los uros, que siempre han sido una tribu pequeña, empezaron a vivir en las islas flotantes hace varios siglos en un intento por aislarse de los agresivos collas e incas. En estas islas aún viven varios centenares de personas.

La vida de los uros está totalmente ligada a las cañas de totora, las cuales son utilizadas para construir casas, barcos y los productos de artesanía que elaboran para los turistas. Las cañas de las islas se van reponiendo constantemente desde la parte superior a medida que se pudren, por lo que el suelo está siempre suave y mullido.

Los circuitos en barco de dos horas salen desde el muelle en cuanto los barcos están llenos desde las 7.00 hasta bien entrada la tarde; también suelen parar en la isla taquile. Las excursiones a otras islas pueden parar en las islas flotantes en el trayecto de vuelta. También se puede dormir en alguna de ellas. Una noche en una bonita cabaña en la isla Q’Hantati.

DESCRIPCIÓN DE LA ISLA AMANTANÍ

Esta isla muchos menos visitada esta unos cuantos kilómetros al noreste de Taquile. En lo alto de varias colinas hay ruinas de la cultura Tiahuanacota. Los viajes suelen implicar una estancia de una noche con los isleños. El viajero puede esperar pequeños periodos de incomodos silencios, comidas con muchos carbohidratos e instalaciones muy limitadas, pero aun asi es una experiencia única y muy agradable. Los barcos a Amantaní salen casi todas las mañanas de Puno entre las 7.30 y las 8.30; hay que pagar directamente al capitán. Las impredecibles conexiones de barco hacen que normalmente sea más fácil ir de Puno a Amantaní y luego seguir hasta Taquile en lugar de hacerlo al revés.

Las familias de las islas de Titicaca sacarán un mayor beneficio si el viajero las visita por su cuenta, ya que algunas agencias les explotan rebajando la tarifa acordada que se supone que van a recibir por cada turista. Si no se va por libre habría que elegir sensatamente el operador turístico.