La geografia del Peru

January 13, 2016
mapa geográfico del peru

Perú se encuentra en esta colosal cadena montañosa entre los trópicos, pero aún se encuentra en una zona donde los glaciares contribuyen al clima: el frío que se disipa cuando la altitud disminuye. Y con el agua que fertiliza las laderas altas y proporciona como en pocos lugares del planeta  una gran variedad de climas y ecosistemas. Estos, esparcidos como islas en una especie de vasto y descendente archipiélago, llevará por un flanco de los Andes a la selva amazónica tropical delicado y húmedo, mientras que desciende por el otro flanco; estos variados micro climas finalmente están enterrados entre los valles áridos de los desiertos costeros.

DESCRIPCION GEOGRAFICA DEL PERU

Las montañas de los Andes, Perú bordeando los bosques tropicales de la Tierra.

Los Andes es la más grande de todas las cadenas montañosas del mundo, anclados en el Cabo de Hornos en Tierra del Fuego, en el extremo sur de Chile y Argentina, siguiendo la costa oeste de América del Sur, creando una densa barrera montañosa de altas cumbres y volcanes a lo largo de sus 7.500 kilómetros; los Andes finalmente se pierde en el mar de las Antillas y los llanos de Venezuela.

Esta alta barrera montañosa detiene las densas nubes que se elevan desde la Amazonia y les impide refrescar las arenas calientes de los desiertos extremadamente secos a lo largo de la costa del Pacífico, que son aún más secos debido a las frías y ricas aguas de la corriente Oceánica de Humboldt. Esto reducen la temperatura y hace menos probable la lluvia; sin embargo, de vez en cuando sucede que esta corriente fría del Niño, ocasiona cambios climáticos en los Andes y las fuertes lluvias en el norte que son resultado del desbordamientos de ríos e inundaciones, mientras que la parte sur del país ocasiona una  prolongada sequía. Se estima que este evento ocurre regularmente cada tres o cuatro años, mientras que cada ocho o quince años se produce con una intensidad devastadora. Así, la geografía de los Andes y la variedad de climas que se encuentran aquí fomentaron la aparición de una diversidad natural asombrosa en uno de los terrenos más exigentes del planeta.

A la altitud de 600 msnm (metros sobre el nivel del mar), el clima es tropical, el maíz y el algodón son los más producidos. En las laderas de las selvas orientales, la fauna está representada por los animales del bosque, entre ellas el cocodrilo americano, el jaguar y la boa.

  • Hay 1.710 especies de aves que han sido identificados, 460 mamíferos, 330 anfibios, más de 17.000 especies de plantas y tantos insectos que aún no se cuentan. La Oficina de Evaluación de los Recursos Naturales en el Perú (ONERN) identificó 81 de vida natural y 17 de carácter transitorio.
  • Al momento en el Perú sólo el 3,81% de su territorio es apto para el cultivo, con el 2,11% de las plantaciones permanentes en tierras no cultivables. Los pastizales ocupan 13,94% de los terrenos, las tierras aptas para la silvicultura: 37,89% y 42,25% se clasifican como tierras de protección, es decir, que no son apropiadas para el uso agrícola o el desarrollo forestal ONERN, Clasificación de las tierras del Perú, 1892
  • Las variedades de algodón Gossypium hirsutum (México) y G. Barbadense peruvianum son Americanos . La existencia de cultivares aclimatados de algodón a 2.850 msnm. En el Valle Sagrado de los Incas fue grabado en 1552 .Rev. del Archivo Histórico del Cusco, Nº 13.39.

La forma de un jaguar en el asa de un vaso ceremonial inca; esta pintura fue encontrado en el borde de la selva, al este del Cusco.

La planta de coca crece vigorosamente a una altitud de 1.800 msnm. Un arbusto que crece hasta tres metros de altura, que produce pequeñas frutas rojas y un follaje de hojas ovaladas con bordes suaves que, una vez seca, se mastican durante el trabajo agotador para reducir momentáneamente las sensaciones de la fatiga y el hambre.

Las hojas contienen caroteno, riboflavina, tiamina, hierro y calcio, mientras que entre sus alcaloides, además de cocaína, que tiene “ecgonina, y el componente activo de la atropina, un elemento que ayuda a la digestión y la asimilación de los hidratos de carbono, que son, como es bien conocido, el pilar de la dieta de los pueblos andinos ”

También se sabe que masticar las hojas o beber una infusión de coca “té” alivia los efectos del mal de altura (soroche), ayudando a relajar las vías aéreas a los pulmones y restaurar el tono de los músculos lisos del sistema digestivo.

Se cree por algunos como planta mágica, la coca también se utiliza en las actividades de culto, en el chamanismo y la adivinación.

Estudios botánicos sugieren que la coca era originaria de las selvas montañosas de Perú y se extendió a lo largo de los Andes; uno de los ejemplos más antiguos de su uso fue hallado en la costa norte del Perú en Huaca Prieta (2.500 a 1.800), donde se encontraron las hojas de coca y recipientes para cal (un reactivo alcalino que libera los alcaloides de las hojas).

Con el tiempo el Estado Inca logro controlar el cultivo de la coca, suministrando a todo el imperio esta hoja procedente de las regiones de la selva cerca de Cusco, y también se las arregló para aclimatar la planta y así eran capaces de cultivar en el Valle Sagrado.

El puma vive en zonas muy altas donde se cultivan especies como maíz, quinua, kiwicha, tarwi, papa y otros cultivos.

El venado andino vive casi a estas alturas donde las plantas domésticas no son cultivadas y los arbustos naturales dan paso a las plantas. Éstos sirven como forraje para guanacos, alpacas y llamas, bajo la bóveda azul que limita el vuelo de los cóndores.

El hombre no era ajeno a este caleidoscópica y vertiginoso escenario natural.

Al igual que las frutas y semillas, que el tomo de las montañas y descendio siguiendo el curso de los ríos a través de valles profundos, y llegó a la selva y el mar.

También subió, tomando frutas y semillas que logro aclimatar de nivel a nivel y las vieron florecer como la Asociación de la naturaleza con la religión floreció en su ser.

Sólo 16.000 años antes de nuestra era que se registró la presencia del hombre en las cuevas a lo largo de las extensas alturas de las cordilleras del Perú.

Jaspe, obsidiana, cuarzo y sílice fueron los primeros materiales que el hombre comenzó a transformar para producir sus primeras herramientas en aquellos primeros talleres.

Miles de años después de este primer contacto con la piedra, el hombre andino crearia obras de singular majestuosidad aquí.

En el sur de Perú en el área alrededor de Cusco a 3350 msnm,el negro, rojo, ocre y blanco eran los colores que el hombre primitivo prefiere usar para crear imágenes asociadas con la caza y el pastoreo de los camélidos que son nativas de la región. También pintó imágenes de su entorno y utilizo símbolos cuyos significados se han perdido entre las montañas que les rodeaban.

Pinturas sobre el Valle Sagrado y el detalle de la cueva. (en Huayoqari, 2000 A.C.). En la pintura se pueden ver llamas; un detalle es reproducido.

EL HOMBRE EN EL VALLE DEL ALTIPLANO

Pintado, esculpido, a veces sólo sugeridas, sus huellas también permanecen entre los ventisqueros junto a su geografía extremadamente fragmentada. Esta escena mezclado se debe a la reunión de dos cadenas de montañas densas en el llamado nudo de Vilcanota.

El río del mismo nombre comienza aquí, y fluye hacia abajo como un hilo de plata para formar a lo largo de su tempestuoso curso un valle rico e impresionante, que a su vez los incas llamarían sagrado.

Desde el otro lado de la misma cordillera otro río se eleva y es apenas visible a medida que fluye a través de las llanuras altas para alimentar el lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo (3,809 msnm).

Así que por el mismo origen, o por el agua, que es al mismo tiempo un cordón de plata que los une, los mitos combinados representan esta zona alta, ancha como la cuna del Imperio del Sol.

Allí la dura y salvaje tierra en toda su extensa, fría y sorprendente soledad está cubierta por un manto de pastos y salpicado de miles de llamas y alpacas negras, blancas y multicolores.

Estos animales todavía pastan cerca de ese lugar, a lo largo de tubérculos y granos, qué el  hombre andino domestico una vez.

 

Lago Titicaca, cerca de la subida del río Desaguadero.

Del mismo modo el cielo de día y noche, que en estas latitudes es clara y transparente durante la mayor parte del año, no escapa a su mirada inquisitiva, y se identifica el movimiento aparente del sol a lo largo del horizonte, los períodos lunares y las estrellas o grupo de estrellas que se asocian en constelaciones (sobre todo los que se encuentran a lo largo de la Vía Láctea)

Basado en sus observaciones de la salida o la puesta de estos cuerpos celestes a través de ciclos periódicos relacionados con el sol, que fueron capaces de establecer una relación sincrónica entre las estrellas y los tiempos para la siembra y la cosecha, así como para otras actividades relacionadas con sus rebaños.

El establecimiento de esta sincrónica conexión entre los ciclos naturales de la tierra y las actividades humanas que son comunes a los pueblos de pastoreo y agrícolas más tarde fue sistematizado en los calendarios primitivos.

Los que lograron esto, fueron descendientes de los primeros magos o los que habían conservado las tradiciones que más tarde fueron atesorados en “centros” asociados con un punto de referencia y las comunidades se reunieron bajo su influencia. Así oráculos y centros ceremoniales brotaron en el amanecer brumoso en el altiplano del Collao. (Hoy en día este territorio es compartido por Perú y Bolivia)

EL LAGO, los espíritus guardianes Y LOS PRIMEROS AÑOS

Luz, azul en los días más claros, gris en los momentos nublados o tormentosos, en 8380 km² del lago parece un espejo viviente de agua, que modera el clima gélido de esta amplia extensión de tierras agrícolas y pradera.

El prodigioso lago Titicaca gozaba del prestigio de figurar en las mitologías antiguas como el origen del mundo. Su naturaleza beneficiosa proporciona abundancia de peces a esos hombres primitivos y tomaron motivos realistas de su rica fauna. Estos se identificaron y perpetúan en las imágenes que están todavía por verse entre los restos de sus asentamientos milenarios.

No muy lejos del lago, en la cuna de la ganadería, la cultura Pucará (100 aC-100CE) fue, entre otros legados, construcciones cuya forma y contenido reflejan el espíritu que, extendiendo su mano enseña y anima a la gente.

El centro ceremonial de Pucara. Está protegido por una montaña que la tradición oral actualmente identificado con forma de puma.

El puma (Puma concolor) es un mamífero carnívoro que se extiende sobre casi toda la vasta geografía de los americanos. En Perú se ve con menos frecuencia en las zonas costeras, mientras que sus huellas también se pueden encontrar cerca de los ranchos de ganado por encima de 5500 msnm, o hacia abajo en la selva nublada.

Con pelo corto de color amarillo rojizo y los hábitos de un cazador nocturno que mide más de un metro de longitud; puede viajar muchos kilómetros en busca de su presa, pero a pesar de su fiereza no ataca a el hombre, incluso cuando está muy presionado por el hambre. Su imagen (con cambios ocasionales y metamorfosis) a menudo se encuentra asociado con objetos de culto utilizados para culto al agua y la tierra; aún hoy en día en los cuentos populares del Valle Sagrado se asigna el puma el papel de tutor o cuidador y se dice que es un espíritu que puede oír los secretos de la gente al escuchar a través de la tierra.

Mucho más cerca del mar, en Tiahuanaco (200 A.C.-1000CE), una sociedad de ganaderos y agricultores, la flor de los tiempos antiguos, también está impresa la imagen del tótem puma en lo que ahora son restos de un santuario famoso.

Con edificios complejos y una tecnología que incluye el conocimiento de la metalurgia del bronce, este centro ceremonial se convirtió en el punto focal más importante en el sur de Perú, su influencia se extendió hacia las tierras montañosas frías de la sierra y de la arenosa costa del desierto.

El tributo de todas las tierras fue enviado a este santuario en honor al ordenante principal del mundo, Wiracocha, que fue visto como un ser con pelo irradiante. Llevaba bastones y gobernó el mundo a través de los astrónomos y sacerdotes.

El culto a Wiracocha se expandio (800-900CE), esta vez lejos del lago Titicaca y cerca de donde floreció el maíz; su rostro volvió a aparecer entre las expresiones artísticas de la cerámica sagrada que se encuentran en las ciudades geométricas de lo que entonces era el estado Wari.

Una de estas ciudades (Pikillacta) fue construido en el pase que controlaba el acceso a dos ricos valles productores de maíz: el valle del Cusco y otro que más tarde sería conocido como el Valle Sagrado de los Incas.

Como parte de una antigua tradición algunos pueblos que vivían en lo que hoy es Perú practicaba la deformación craneal, una técnica de la unión de las cabezas de los niños pequeños para que el cráneo más alto y más estrecho, “se deforman los cráneos de la gente de Tiahuanaco, esto parecía cumplir una función que era puramente estética o parte de un culto.

Vaso ceremonial Wari: Wiracocha brilla como el arte de la decoración, junto con mazorcas de maíz.

La cultura Tiahuanaco, se cree que fueron contemporáneos de la cultura Nazca.

Esta cultura costera dejó su marca en más de 450 km2 de grava de color rojo oscuro en el desierto costero. Aquí una gran diversidad de líneas y figuras se remonta, probablemente entre 300 y 800 CE. El propósito de estas líneas misteriosas, según la mayoría de los autores, era representar constelaciones, las referencias a la salida y la puesta del sol y ciertas estrellas; y caminos sagrados que conectan al hombre a espíritus de la montaña con el fin de obtener agua y la fertilidad. La fusión de las influencias mutuas de Tiahuanaco y Nazca produjo una expresión cultural llamado Wari.

Mucho se ha dicho acerca de las circunstancias que marcan el declive de estas sociedades antiguas; probablemente lo más cercano es la hipótesis que conecta estos eventos con los desastres naturales que tienen, más que sólo hay evidencia arqueológica de estos desastres, también es interesante observar que sus cenizas nutren la memoria y las tradiciones de los pueblos posteriores que reconocieron en estos restos un testimonio sagrado para la existencia de las primeras edades que se describieron en sus mitologías antiguas .


Warning: include(/index.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/mysticla/public_html/wp-content/plugins/social-share-button/includes/class-shortcodes.php on line 41

Warning: include(): Failed opening '/index.php' for inclusion (include_path='.:/opt/cpanel/ea-php56/root/usr/share/pear') in /home/mysticla/public_html/wp-content/plugins/social-share-button/includes/class-shortcodes.php on line 41