EL AYAHUASCA SU CONOCIMIENTO PUBLICO

April 7, 2016

El uso de plantas llamadas enteógenas como la ayahuasca, el Peyote, San Pedro y otras del mismo tipo, plantas que llevan a un estado modificado de la conciencia, y permiten, de acuerdo a la etimología de enteógeno, convertirse en Dios por dentro, estar poseído por un Dios, sentir a Dios, siempre han sido objeto de interés por parte de pintores poetas y novelistas. Los artistas buscan también profundizar los limites en que se mueven los seres humanos, conocer sus dioses y demonios. La Ayahuasca permite penetrar las sensaciones, los sentimientos, desarrollar  la intuición y abrir las puertas de la imaginación, entrar en el mundo espiritual mágico-religioso.

Para aproximarse a esta cosmovisión creativa durante la década de los años cincuenta en Estados Unidos, algunos de los escritores más representativos de la corriente literaria llamada Beatniks, que buscaban ampliar los límites de la conciencia mediante la meditación Zen, incursionaron en la toma de la Ayahuasca, como otro camino valido para lograr ese objetivo. En 1953, William Burroughs, autor de Junkie, realizo un viaje a Pucallpa donde experimento con Ayahuasca intentado aumentar su sensibilidad onírica anticipatoria. Luego, en 1960, su amigo y compatriota, el poeta Allen Ginsberg, también visito la selva peruana y describió su experiencia en estos términos: “Después de una hora comencé a ver o sentir lo que era un gran Ser o lago que se aproximaba a mi mente como una gran vagina húmeda”. Surgiendo luego figuras y sensaciones que le hicieron comprender la superación de la muerte. La descripción de estas experiencias, por ambos escritores, dio como resultado el libro Cartas del Yagé. Por ser dos escritores muy conocidos, sus experiencias con la Ayahuasca, fueron muy difundidas y de este modo comenzó a conocerse la planta fuera de los círculos restringidos en que esta planta se consumía. También, el novelista peruano Vargas Llosa describió el mundo nativo en que se desarrolla la cultura de la liana de los espíritus, la cosmovisión de la etnia machiguenga en su libro El hablador. El poeta Cesar Calvo, natural de Iquitos, narra en su novela Las tres mitades de Ino Moxo, el vuelo, las visiones, el mundo mágico, las leyendas e historias fabulosas de la Amazonia a través de una toma de Ayahuasca. Etas formas literarias de aproximación han contribuido a desarrollar un interés creciente por esta planta maestra, y a su mayor conocimiento del público en general.

Asimismo, las artes gráficas, la escultura y en especial la pintura vinculada a la Ayahuasca han tenido un auge cualitativo, por la calidad de las obras creadas en la selva peruana durante los últimos años. Por otra parte, también antropólogos, médicos, psicólogos y etnobotánicos vienen realizando experiencias diversas en colaboración con chamanes, investigando sobre las propiedades curativas de la Ayahuasca. Aportando también así a la divulgación de este enteógeno en círculos científicos y sociales más amplios. Ha llamado poderosamente la atención que en las antiguas culturas indígenas del Perú durante cientos de años los chamanes utilizaban método extáticos, no adictivos, para que el enfermo, sin perder la lucidez, llegara al fondo de sus problemas psicosomáticos y desde allí recobrara la salud.

La Ayahuasca produce un encuentro entre el consciente y el inconsciente  que lleva a un estado de lucidez dialéctica que permite en ese dialogo ser examinado y examinador encontrando así la raíz de los problemas y conflictos que afectan al individuo. El chamanismo nativo durante muchos años incomprendido por ser una forma de medicina alternativa diferente, que, sin embargo, ha funcionado durante siglos. Este fenómeno también ocurrió con la acupuntura y la medicina tradicional china, que después de ser criticada y marginada hoy es aceptada plenamente en todo el mundo y mantiene un estrecho vínculo y colaboración con la medicina occidental y con la ciencia moderna. Los antropólogos también han intentado comprender este fenómeno desde distintas vertientes y posiciones ideológicas sin llegar a conclusiones definitivas, pues, a la Ayahuasca está inmersa, es parte de una cultura compleja espacios interesantes, mediante investigaciones de campo, para el dialogo, el debate y el conocimiento de la liana de los espíritus, hasta hoy muy incomprendida y casi desconocida fuera de su propio ámbito cultural.